Nuestras Noticias
Conciertos Online

Guía MSK se acerca a los pro y contras de estos espectáculos a través de internet, que llegaron para quedarse

Más de un año después de que la COVID-19 tocara a nuestras puertas, la realidad muestra que aún falta para que podamos decirle adiós y retomar las actividades que eran comunes en nuestra vida antes de la aparición de la enfermedad.

Disfrutar de las presentaciones en vivo de nuestros artistas favoritos es uno de esos placeres que hemos tenido que aplazar, aunque la iniciativa de los conciertos online haya venido a mitigar esas nostalgias, y sus buenos resultados apunten a su permanencia en el tiempo, incluso luego de la pandemia.

Aun cuando se trata de una experiencia en crecimiento, Guía MSK ha querido acercarse a algunas de las ventajas y desventajas de este tipo de espectáculo, para contribuir a los aprendizajes colectivos que pueden ayudar a perfeccionarlos.

El uso de las plataformas digitales permite un mayor alcance sin dudas, no solo por la posibilidad de que puedan asistir a nuestro evento cuantas personas lo deseen, sin preocuparnos por el aforo del lugar del concierto; sino también porque desde cualquier geografía se puede acceder a la propuesta musical.

Cualquier persona con conexión a internet puede llegar a nuestra transmisión, sin necesidad de una entrada o de trasladarse a algún sitio. En el momento que lo desee, desde la comodidad de su hogar o en otras circunstancias, el concierto estará disponible, pues luego de la emisión en vivo el producto queda dentro de las plataformas digitales.

Los costos de producción se reducen en comparación con un evento presencial, a lo que se suma que la mayoría de las plataformas de streaming son de uso gratuito y no requieren de reserva con anterioridad para utilizar el servicio.

Debido a las características de los espacios virtuales que permiten este tipo de espectáculos es posible conocer detalles sobre quienes participan, sus rangos de edades, género, procedencia geográfica y otros datos que luego pueden ayudarnos con nuestras estrategias para redes sociales y el escenario digital en general.

Existen varios mecanismos que permiten hoy obtener ganancias a través de estas presentaciones. De acuerdo con el diario El País, el 90 por ciento de los conciertos online transmitidos en marzo del 2020 eran gratuitos, mientras que actualmente el 82 por ciento son de pago.

Sin embargo, de este tema se deriva la primera desventaja, porque no es tan sencillo hacer que el público pague la “entrada” a un concierto al que no asiste realmente. A ello se suma que para Cuba están bloqueadas numerosas plataformas de pago, debido a las restricciones impuestas por Estados Unidos.

Este es un terreno novedoso, pero está claro que cualquier presentación pública, y los espacios digitales lo son, requiere de tener todos los derechos de autoría sobre el material. Se añaden además las dificultades para controlar el uso del audiovisual una vez que está completamente disponible en la red, pues puede ser descargado e incluso comercializado ilegalmente; mientras para el legítimo dueño pierde valor comercial.

Durante la presentación pueden darse dificultades con la conectividad, tanto en la emisión como en la recepción. Particularmente en el caso cubano, donde la calidad de la señal y los costos de acceso dificultan la participación. Por otro lado, existe una tendencia a subestimar la calidad de la imagen que demanda este tipo de espectáculo.

Por lo general el público está en locaciones fuera del control de los organizadores, por lo que se puede distraer e incluso cambiar de actividad sin que podamos percatarnos.

A pesar de esas desventajas, la experiencia muestra que la industria musical va hacia un modelo de negocio híbrido entre lo digital y lo presencial, de ahí que la sugerencia de Guía MSK es que aproveche las posibilidades de interacción que le ofrecen estas plataformas.

Para las presentaciones es bueno buscar la ayuda de expertos para la planificación y la estrategia a seguir. No obstante, si no llega a encontrarlo, al menos tenga a alguien atento a las reacciones de los participantes, no solo para solucionar posibles problemas técnicos, sino también para incluir en su transmisión algunos de los elementos que le solicite la audiencia.

Una de las ventajas de las presentaciones en vivo es la espontaneidad, los momentos que nacen del mágico vínculo con el público: incorpore eso a sus espectáculos online.